UN CUENTO

Érase una vez, un Universo oscuro, un Universo negro, un Universo helado y matemático.

No se sabe por qué, dos estrellas se miraron y se enamoraron.

Tan grande y hermoso fue su amor, que dejaron de describir inefables órbitas alípticas, para dibujarse tiernos corazones entrelazados.

¡¡Se querían tanto!! Pero la distancia era tan grande, que no podían acariciarse, ni besarse. ¡¡Si por un solo instante pudieran estar juntas!!

Pero eso estaba prohibido en un Universo oscuro, en un Universo negro, en un Universo helado y matemático.

Aun asi, no se resignaron a vivir separadas, alejadas por un denso y silencioso vacío; así que decidieron quebrantar la eterna ley del perfecto y ordenado Universo. Con un cómplice guiño, se salieron de sus órbitas, convirtiéndose en dos estrellas fugaces, dirigiéndose a un mismo destino a la velocidad del deseo y del cariño.

Solo querían besarse, sabían que ése sería su primer y último beso, pero a pesar de ello, continuaron vertiginosas su sendero suicida... Hasta que se encontraron, fundiéndose en un luminoso y bello abrazo de AMOR Y MUERTE.

Fue el precio que tuvieron que pagar por quererse en un Universo oscuro, en un Universo negro, en un Universo helado y matemático.

Ellas fueron las primeras, pero si alguna noche de verano, mirando al cielo, ves una estrella fugaz, piensa que en algún lugar hay otra, que están enamoradas y que aunque vivamos, en un Universo oscuro, en un Universo negro, en un Universo helado y matemático, lograrán encontrarse, se besarán por un instante nada más y desaparecerán entre destellos de AMOR Y TERNURA.


jueves, 15 de diciembre de 2011

Tu sonrisa



Cuantas cosas puedo escribir sobre tu sonrisa
pero hoy... solo voy a escribir unas pocas...
Te diré que es bella, que es sencilla,
que ilumina, que halaga, que enardece,
que alegra, que brilla, que da vida,
que enamora, que es mágica, ilógica,
que enloquece, desquicia y sonroja,
que es dulce, que es preciosa,
que es divina, que canta,
que es brisa, amor, tranquilidad y paz,
que tiene colores inimaginados,
que el tiempo se detiene cada vez que aparece.
Tu sonrisa es pícara, es eterna,
silenciosa, lenta y cariñosa,
que apasiona, que complace, que deleita,
que estremece, que promete, que alivia,
que germina, transcurre y se oculta,
que retorna, que enciende, que arrulla,
que perdona, que silencia,
Pero en ocasiones duele....
Porque no siempre la veo
iluminando tu armonioso rostro