UN CUENTO

Érase una vez, un Universo oscuro, un Universo negro, un Universo helado y matemático.

No se sabe por qué, dos estrellas se miraron y se enamoraron.

Tan grande y hermoso fue su amor, que dejaron de describir inefables órbitas alípticas, para dibujarse tiernos corazones entrelazados.

¡¡Se querían tanto!! Pero la distancia era tan grande, que no podían acariciarse, ni besarse. ¡¡Si por un solo instante pudieran estar juntas!!

Pero eso estaba prohibido en un Universo oscuro, en un Universo negro, en un Universo helado y matemático.

Aun asi, no se resignaron a vivir separadas, alejadas por un denso y silencioso vacío; así que decidieron quebrantar la eterna ley del perfecto y ordenado Universo. Con un cómplice guiño, se salieron de sus órbitas, convirtiéndose en dos estrellas fugaces, dirigiéndose a un mismo destino a la velocidad del deseo y del cariño.

Solo querían besarse, sabían que ése sería su primer y último beso, pero a pesar de ello, continuaron vertiginosas su sendero suicida... Hasta que se encontraron, fundiéndose en un luminoso y bello abrazo de AMOR Y MUERTE.

Fue el precio que tuvieron que pagar por quererse en un Universo oscuro, en un Universo negro, en un Universo helado y matemático.

Ellas fueron las primeras, pero si alguna noche de verano, mirando al cielo, ves una estrella fugaz, piensa que en algún lugar hay otra, que están enamoradas y que aunque vivamos, en un Universo oscuro, en un Universo negro, en un Universo helado y matemático, lograrán encontrarse, se besarán por un instante nada más y desaparecerán entre destellos de AMOR Y TERNURA.


domingo, 29 de marzo de 2009

video

Justo cuando creí que no podía querer más

Este cambiante mundo, me empuja a través de otra puerta

Te vi sonreir y mi mente no puede borrar la belleza de tu rostro

Solo por un tiempo no me permitirás refugiarme en ti

Aférrate a la noche, aférrate a los recuerdos.

Deseo que pudiese darte algo más

y pudiese ser tuyo.

¿Cómo explicar algo que nos tomó por sorpresa?

Las promesas invaden el amor que es real pero disfrazado.

¿Qué sucede ahora que rompemos otra regla?

Y permitimos a nuestros amantes jugar al tonto.

No sé cómo parar esta forma de sentir.

Aférrate a la noche, aférrate a los recuerdos.

Deseo que pudiese darte algo más.

Bien, creo que he sido franco con todos... más que conmigo

y la forma en que siento por tí hace que mi corazón anhele ser libre.

Cada vez que miro tus ojos, soy inútilmente consciente,

que ese alguien que he estado buscando está justo allí.

Aférrate a la noche, aférrate a los recuerdos.

Deseo que pudiese darte más...

2 comentarios:

Betiscop dijo...

Me han dicho que se ha escapado un ángel del cielo. Pero descuida, que no les diré que estás aquí.

Mu bonito miarma sigue así y tunealo, ya iremos pasando por aquí guapis.

Besitos,
Javier

vivhi dijo...

si,si...asi de simple y claro ...es q la trascreciones a las reglas es algo q no muchos estan dispuestos a transitar...
me gusta mucho comoe scribes...
un beso desde mi alma...entendiendo tus lineas
vivhi